El estrés en la enfermedad crónica

La exposición prolongada a al estrés produce serios problemas en la salud. Cuando percibimos una amenaza, el sistema nervioso responde liberando una gran cantidad de hormonas de estrés, incluyendo adrenalina y cortisol. Estas hormonas sirven para activar el cuerpo en una situación de emergencia: el corazón late más rápido, se acelera la respiración, los sentidos se agudizan. Al sentirnos continuamente en una situación de amenaza, nuestro cuerpo dispara las respuestas de estrés y puede afectar la mayoría de sistemas en su cuerpo: se dispara la presión arterial, supresión del sistema inmunológico (cuanto más estrés más enfermedades y contagios), aumenta el riesgo de ataques cardíacos y accidente vascular cerebral, contribuir a la infertilidad y acelerar los procesos de envejecimiento. Al dejarnos más vulnerables con el sistema inmunológico deprimido, nos deja más indefensos a los contagios que pueden producir cambios genéticos y algunos tumores.

También nos deja más vulnerables a la ansiedad y a la depresión.

Muchos problemas de salud son causados o estimulados por el entrés, incluyendo: